Bradl se despide por todo lo alto

Stefan Bradl cruzó la línea de meta en séptima posición, la mejor de su temporada como sustituto de Marc Márquez. Álex terminó noveno en Portugal.

El Autódromo Internacional do Algarve acogió, por primera vez, una prueba de MotoGP el pasado fin de semana. Fue el último Gran Premio de esta rara y confusa temporada 2020, atrasada y acortada por culpa de la pandemia global. El Gran Premio de Portugal ha servido a Stefan Bradl para demostrar su valía, en un circuito completamente nuevo para gran parte de la parrilla. Con estas condiciones como telón de fondo, el piloto alemán cruzó línea de meta en sexta posición, su mejor resultado desde que pilota la RC213V. Álex Márquez fue mejorando progresivamente hasta la novena posición, colocando a ambos pilotos de Honda en el Top10 de una carrera realmente extraña.

 

El Gran Premio de Portugal no había formado parte del calendario de MotoGP hasta ahora. El circuito, por tanto, era desconocido para la gran mayoría de pilotos de todas las categorías, a excepción del claro ganador de MotoGP: Miguel Oliveira. Ante esa situación, la consigna era mejorar vuelta a vuelta de forma progresiva y sin arriesgar el tipo en la última prueba del año. Sin embargo, para Stefan Bradl era un fin de semana clave. La temporada como sustituto de Marc Márquez ha sido, cuanto menos, dura. Como probador, comentarista y piloto retirado, la vuelta a parrilla ha supuesto todo un reto. Los años de experiencia han sido claves para su rápida adaptación al Autódromo Internacional do Algarve. Se clasificó sexto en la Q2, una tanda a la que no había accedido hasta el pasado sábado. Álex Márquez tuvo que conformarse con la decimosexta posición de parrilla, algo que solventaría el domingo.

 

Era día de carreras, la última de la temporada. Los sentimientos estaban a flor de piel. Algunos pilotos se despiden del paddock, otros cambiarán de equipo. Todos querían jugar un papel fundamental en el Gran Premio de Portugal. Bradl salió desde la sexta posición y peleó con la frialdad y serenidad que le caracteriza, sin poner en riesgo su finalización. Márquez, en cambio, fue ganando confianza a cada vuelta y la remontada se gestaba poco a poco. Los aficionados faltaban en las gradas pero no en las televisiones. El Autódromo ha resultado ser un trazado de lo más entretenido y llamativo, con imágenes que quedarán en la memoria de todos los seguidores.

 

La constancia dio sus frutos y Stefan Bradl cruzaba su última línea de meta (de este 2020) en séptima posición. Es el mejor resultado del alemán y llega en un momento dulce, como guinda de su paso por el Repsol Honda Team. Márquez aguantó la recuperación y acabó noveno en el GP de Portugal. No pudo hacerse con el título como rookie del año pero su progresión es intachable, con grandes momentos para el equipo. Ahora empieza la preparación para la próxima temporada, un proyecto que el equipo pronto descubrirá.

 

Forward Racing sigue aprendiendo

La temporada de Moto2 ha sido de altibajos para los pilotos del MV Agusta Forward Racing, que vivieron su mejor época en la parte central del año. Manzi conquistó una pole muy complicada en el pasado GP de Valencia y llegó animado a Portimao. El italiano firmó una salida muy buena pero le costó mantener el ritmo en un circuito completamente nuevo para él, finalizando en decimonovena posición. Simone Corsi tampoco tuvo mucha suerte y se vio obligado a retirarse a tres vueltas del final.

 

El proyecto de MV Agusta Forward Racing sigue adelante y se espera el regreso de Lorenzo Baldassarri en el circuito de Jerez de la Frontera, cuando se suba a la F2 a partir del jueves. Ni una semana de descanso para el equipo italo-suizo que pretende estar más fuerte que nunca el próximo año, cuando cumpla su tercer calendario consecutivo.