Puig desvela la Diablo, su visión de la moto del futuro

El fabricante de accesorios Puig presenta un nuevo concepto de diseño que marcará sus futuros productos y que pretende abrir el debate sobre las prestaciones y accesorios que deben equipar las motocicletas del mañana

La espectacular Diablo es el primer fruto de este proyecto de diseño EVERFLOWING DESIGN, creada con exclusivos accesorios para una experiencia de conducción y prestaciones aerodinámicas mejoradas.

 

Con el nombre de EVERFLOWING DESIGN, Puig acaba de presentar su proyecto de diseño más ambicioso materializado en la Diablo, un ejercicio de creatividad sin límites desarrollado por el departamento de diseño de la marca. Fiel a su filosofía de mejorar las motos de serie tanto en estética como en prestaciones, los diseñadores e ingenieros de Puig han dejado volar su imaginación para mostrar cómo serán los accesorios de las motos del mañana.

 

La Diablo es una moto que no deja a nadie impasible. Desarrollada a partir de una Yamaha MT-09 SP, Puig ha modificado la posición de conducción tras un estudio ergonómico para mejorar la aerodinámica y la protección del piloto. Como ejercicio de estilo de la firma referencia y especialista en accesorios incorpora toda una serie de elementos, como unos innovadores alerones móviles, para dar forma a una moto naked de ensueño que brinda una experiencia de conducción y prestaciones mejoradas.

 

“Con implicación y pasión. ADN de una empresa familiar como la nuestra, que hoy ya pilota la segunda generación con el mismo compromiso de los inicios para ser un referente de los accesorios de moto a nivel mundial”, apuntaba Joan Puig, Director Comercial de Puig durante el acto de presentación de la Diablo.

 

En palabras de Berta Perarnau, responsable de diseño: “Es la primera vez que nos enfrentamos a un proyecto de diseño tan libre, ha sido un reto y un aprendizaje muy interesante para todo el equipo que nos ha permitido ver lo que somos capaces de hacer y de él han surgido nuevas líneas de diseño y muchas ideas para el futuro.”

 

Por su parte, Miquel Vallribera, diseñador principal, destaca que “queríamos abrir el debate sobre cómo puede ser la moto y los accesorios del futuro, mostrando cómo nos la imaginamos en Puig y el resultado, la Diablo, creo que es el exponente perfecto, con la aerodinámica activa, la protección, la funcionalidad, y la estética como principios de diseño.”