Un mundial diferente

El Gran Premio de Brno confirma que estamos ante el mundial más extraño de los últimos tiempos. El equipo Repsol Honda cuenta con Stefan Bradl como sustituto de Marc Márquez y Álex Márquez terminó decimoquinto, puntuando así en todas las carreras celebrad

Este será un Mundial para recordar y olvidar. La crisis del coronavirus obligó a retrasar sus inicios y la caída de Marc Márquez marcó la primera prueba de las carreras, celebradas en Jerez. Pese a la motivación del piloto de Cervera, una complicación durante su recuperación obligó a cancelar su participación en el Gran Premio de la República Checa. Stefan Bradl ha sido su sustituto a los mandos de la Honda, pero la suerte no estuvo del lado de los de Repsol Honda durante las jornadas de clasificación. Álex Márquez, el rookie del año, no pudo mostrar sus cartas en la Q1 y tuvo que salir desde la 21ª posición el domingo. Bradl tampoco superó con éxito sus primeros kilómetros con la Honda, en este Mundial, y se conformó con la vigésima posición de parrilla.

 

Los malos resultados durante el sábado no minaron la moral de los pilotos, que salieron con todo su arsenal hacia la remontada. Álex Márquez impuso un ritmo muy bueno para dejar atrás la última posición de parrilla, una fiereza que le llevó a lograr cruzar la meta en decimoquinta posición. De esta manera, el rookie de Repsol Honda ha puntuado en todas las carreras que se han disputado en este extraña temporada. Stefan Bradl recuperó dos puestos desde su salida, cruzando la bandera a cuadros decimoctavo.

 

Una vez finalizada la carrera, el equipo Repsol Honda lanzaba un comunicado en el que confirmaba la ausencia de Marc Márquez en la próxima prueba: “Stefan Bradl competirá de nuevo con el equipo Repsol Honda en esa prueba, mientras el vigente Campeón del Mundo continúa recuperándose de su intervención”. De manera que, el de Cervera, se perderá su tercera carrera, que se celebrará en el Red Bull Ring - Spielberg (Austria) del 14 al 16 de agosto.

 

Forward Racing Team

Las cosas no han sido diferente para el equipo Forward Racing Team. Todo parecía apuntar a un buen fin de semana pero la caída de Simone Corsi, durante el Warm up previo a la carrera, torció el camino para los pilotos al mando de las MV Agusta. Corsi tuvo que retirarse por una fractura en el dedo meñique del pie derecho, cediendo todo el protagonismo a Stefano Manzi.

 

Manzi salía desde las últimas posiciones de parrilla así que inició pronto su lucha por la remontada. Su motivación le llevó a pelear por los puntos pero, lamentablemente, terminó por caerse en la curva 11 del circuito de Brno. La mala suerte acompañó a los de Forward Racing Team, que vuelven de la República Checa con cero puntos para la clasificación general. Una situación que tratarán de revertir el próximo fin de semana en la primera prueba del Gran Premio de Austria, previsto del 14 al 16 de agosto.