Nuevo retrovisor Grand Tracker de Puig

El fabricante de Granollers ha conseguido concebir una pieza que potenciará la imagen retro tan cotizada entre el mundo motero de hoy día, además de aportarle calidad, funcionalidad y movilidad al retrovisor gracias a sus materiales.

Una de las máximas de Puig es combinar la funcionalidad y protección de sus piezas con un diseño cuidado al detalle. En esta ocasión, el objetivo de su desarrollo está fijado en los modelos de motocicletas Retro-Vintage, que se encuentran en claro auge entre los usuarios gracias al atractivo de su estética. Gracias a la gran aceptación del cuidado diseño de su antecesor, el retrovisor Tracker, Puig decidió continuar innovando en su diseño dando lugar al retrovisor Grand Tracker.

El nuevo retrovisor Grand-Tracker está mecanizado a base de un bloque de aluminio, con posterior anodizado, que permite regular la pieza fácilmente tanto en inclinación como en altura. Además, viene acompañado de un cristal antideslumbrante para evitar cualquier tipo de deslumbramiento y hacer de la conducción una experiencia más segura para el piloto.

Se trata de un retrovisor apto para manillares de 13-18 mm de diámetro interior, pero puede ser adaptable a otros modelos de motocicleta gracias a los adaptadores específicos Puig.

En alas de buscar la perfecta sintonía entre la línea estética de la moto y el nuevo retrovisor, Puig tiene disponibles dos acabados que encajarán a la perfección con la apariencia retro de la máquina: Aluminio anodizado y negro.