Puig rinde homenaje a la historia con una RD 350 del presente. ¿Cómo sería una RD 350 en 2020?

El equipo de diseño de Puig ha desarrollado una remodelación de la mítica Yamaha RD 350, reinterpretando cómo sería con un motor 4T.

La Yamaha RD 350 apenas necesita presentación. Los amantes de las dos ruedas conocen muy bien este icónico modelo dos tiempos, presentada a inicios de los años 70. Esta moto y su conducción no eran aptos para cualquier piloto, algo que la ha convertido en todo un unicornio entre los más apasionados. Como dice el dicho: “debemos conocer el pasado para comprender el presente e imaginar el futuro”. Esa misma idea ha servido como motor de un proyecto muy especial para el departamento de diseño de Puig, el fabricante de componentes para motocicletas. A través de sus ordenadores, y con la imaginación como herramienta más importante, han desarrollado una reinterpretación de cómo sería una Yamaha RD 350 si se lanzará a día de hoy, con motor de 4 tiempos.

 

Las tecnologías permiten eso, jugar con los espacios temporales y los conceptos arraigados. Los diseñadores de la firma de Barcelona han buscado precisamente eso: huir de lo preestablecido. Muchas firmas están recuperando modelos que parecían parte de su historia, como la recién estrenada Kawasaki ZXR250R. Entonces, ¿por qué no plantear algo que nadie esperaría? Como, por ejemplo, aprovechar las capacidades de un motor de cuatro cilindros/4T en un modelo icónico como la Yamaha RD 350 de los años 80. Esta moto, por su relación peso-potencia, era lo más parecido a una moto de carreras de la época.

 

Para que todo tuviera cierto sentido, a pesar de no tener la idea de producción como objetivo, debía actualizarse ligeramente el diseño de esta clásica. Con algunos retoques y modificaciones que, de bien seguro, montaría la versión original de lanzarse en 2020, ya tenían un primer esbozo. Una imagen que valdrá más que mil palabras.

 

Este proyecto, que quedará como un ejemplo de lo que podría llegar a ser, ha permitido al departamento de diseño de Puig utilizar piezas ya existentes en el catálogo de la marca. Un ejemplo más de la amplia variedad de producto y los centenares de opciones para su utilización.