Puig lanza las nuevas tapas protectoras para radiador.

Las nuevas tapas para el radiador están diseñadas para cumplir una doble función: Proteger el radiador de la moto y mejorar su condición aerodinámica creando un flujo de aire continuo.

El principal objetivo de Puig siempre ha sido la mejora de la experiencia a bordo de la moto y otorgarle al piloto una protección adicional para garantizar el máximo confort durante la conducción.

En esta ocasión, el fabricante catalán ha volcado sus esfuerzos en la mejora del “tórax” del vehículo, el radiador. Las tapas protectoras están fabricadas en ABS, material altamente resistente a los impactos y con un alto rendimiento aerodinámico, realizando exitosamente la tareas que se le encomiendan.

En primer lugar, debido a su ubicación, las tapas sirven como protecciones adicionales para el radiador y, en segundo lugar, pero no menos importante, actúa como elemento aerodinámico creando un flujo de aire continuo que desvía la dirección de este hacía afuera, mejorando la condición aerodinámica de las piernas del piloto y protegiéndolo de las posibles inclemencias meteorológicas.

Gracias a su diseño deportivo y a sus dos acabados, negro mate y símil carbono, las tapas para el radiador Puig encajarán a la perfección con la línea estética de la moto y potenciarán su carácter competitivo.

En cuanto al montaje, se trata de una pieza de fácil adaptación, que no requiere de modificaciones en la base original de la máquina, y viene acompañada de instrucciones visuales para facilitar su correcta colocación sobre el vehículo.