Estilo Moto GP: Protector de maneta de freno

El protector de la maneta de freno Puig evitará el riesgo de accionamiento de la maneta por contacto con otro piloto o con un vehiculo. Disponible para motocicletas deportivas y naked.

La gran mayoría de usuarios de motos deportivas, de todo tipo de cilindradas, aprovechan cualquier ocasión para entrar a circuito. Nuestro país cuenta con un amplio abanico de trazados disponibles, ideales para exprimir al máximo las prestaciones de las máquinas sin apenas riesgos y con mucho margen para los errores. Estos apasionados de la velocidad conocen muy bien los protectores de maneta de freno, una pieza vital para los pilotos de competición como Marc Márquez (Moto GP) o Jonathan Rea (WorldSBK). Ahora es posible montar esas protecciones en las deportivas de calle, dotándoles de una imagen todavía más racing y radical.

 

Tras años entre paddocks y trabajando codo a codo con los mejores equipos de la parrilla, el fabricante Puig traslada todo el conocimiento adquirido a sus piezas de catálogo. Ejemplo de ello son estas manetas universales para el freno, diseñadas para evitar el accionamiento de los frenos derivado de cualquier contacto externo inesperado. Esta solución, típica en motos de competición, impedirá caídas fortuitas en tandas de circuito. Su forma prioriza la protección e integración del conjunto de la maneta, dado que el sistema cuenta con un ajuste bidireccional del protector, de manera longitudinal y perpendicular al puño.

 

Además, su estética está estrechamente relacionada con las carreras. El detalle del diseño en flecha, acabado con una punta redondeada, agudiza el carácter de la moto y la gran variedad de colores permite que encaje con cualquier personalidad. De este modo también podrá combinarse con otras piezas del catálogo Hi-Tech Parts de Puig como las propias manetas de freno o los puños deportivos. Una personalización que ha conquistado también a los segmentos naked más populares, que poco a poco han ido incorporando este accesorio de protección.

 

Su fabricación se realiza bajo los estándares de calidad y fiabilidad del departamento Puig Hi-Tech Parts. Tras el mecanizado de un bloque de aluminio se pasa a anodizarlo para conseguir la protección y durabilidad requerida en el catálogo del fabricante catalán. Por ese motivo, la base de la estructura es de color negro. La longitud total, partiendo del puño hasta la punta de la flecha, es de 120 milímetros y se puede montar en manillares con diámetro interior de 13 a 18 milímetros, sin requerir de un adaptador.

 

En caso de necesitar ese adaptador, el catálogo de Puig dispone de la pieza específica según su modelo de motocicleta. También se pueden encontrar los contrapesos del lado del embrague precisos, un elemento clave para unificar los componentes de la moto. En caso de querer cambiar el color del final del protector pero mantener la estructura, Puig también les permite adquirir soló ésta pieza como recambio.